Natxo y Amezqueta continúan en el Tafa

Seguimos con el capítulo de renovaciones y hoy os anunciamos la continuidad de Natxo Pérez e Íñigo Amezqueta dos puntales en el esquema de Leandro y en el proyecto de club. El jugador de Sigüenza llegó hace cuatro campañas para reforzar la plantilla tras el ascenso a 2ªB después de militar varias temporadas en el conjunto filial del Xota donde inició su etapa en edad juvenil. Su experiencia en la categoría con los irurzundarras y su gran calidad técnica han aportado mucho al equipo, destacando la capacidad de desborde y sus buenas actuaciones individuales siendo en la actualidad uno de los jugadores más desequilibrantes de la categoría. Disfruta de muchos minutos de concurso en pista, ha dado empaque al equipo y aporta un plus. Natxo además de sus prestaciones como jugador se ha integrado en el grupo a la perfección desde el primer momento y está considerado ya por méritos propios un tafallés más, ganándose el cariño de todo el club, compañeros y afición. La pasada temporada se hizo cargo del equipo alevín, al que continuará dirigiendo, además de aportar sus conocimientos echando una mano en equipos como el Cadete B e Infantil Femenino. Un jugador muy querido en el vestuario y una pieza importante que ha permitido al equipo seguir creciendo y que a buen seguro nos dará muchas alegrías en esta nueva temporada.

Íñigo Amézqueta llegó procedente del O Parrulo de la 1ª División de la LNFS y esta será su tercera temporada en el Tafa. Sus primeros pasos en el fútbol sala fueron en la inagotable cantera del Xota donde rápidamente despuntó pasando a formar parte de la plantilla del primer equipo las tres últimas temporadas antes de fichar en 2014 por el conjunto gallego. En la última campaña en Pamplona jugó 17 partidos clasificándose para disputar el play off por el título. El ala-cierre ha destacado por su gran aportación disputando muchos minutos y convirtiéndose en un baluarte en su posición. Elegancia en pista y excelente nivel técnico son rasgos que lo definen. Vino para contribuir al crecimiento del equipo y el club apostando por este proyecto resultando decisivo en la consecución del objetivo deportivo y el desarrollo del Tafa. Íñigo ha dejado también su sello de jugador comprometido, muy querido y respetado no sólo por su importante aportación en la pista sino también por sus cualidades personales. Íñigo llegó a Tafalla para sumar y ha contribuido a que tanto el grupo humano como el club sigan dando pasos hacia adelante en todos los aspectos. Al igual que Natxo se puede hablar de un jugador más de casa. Un auténtico lujo y una gran satisfacción poder seguir contando con su concurso. Dos jugadores totales que apostaron por este proyecto cuando no era nada fácil y que todos quisieran en sus equipos. Estamos de enhorabuena.